ABORTO SÍ, ABORTO NO

 

Marcha-Aborto-07

Durante harto tiempo me cuestioné en torno a escribir o no sobre el aborto, tema  muy manoseado en estos últimos días a raíz de dos eventos: el estado crítico de una joven de 17 años tras esta práctica ilegal (denunciada por su médico y luego sometida a una caza de brujas por medios de comunicación nacionales como PUBLIMETRO Y CHILEVISIÓN, entre otros) y en segundo lugar, por la invitación de Michelle Bachelet a discutir la cuestión con altura de miras en el congreso.

Me cuestioné en torno a escribir sobre el aborto, no por miedo, no por vergüenza, porque esas dos cosas se tienen cuando unx no está segurx de lo que cree, y en este caso yo estoy segura de que el aborto debiera ser legal, gratuito y sin apellidos (el más común de todos, terapéutico). El cuestionamiento va por el lado de querer aportar algo nuevo al debate, cosa bastante difícil pues, en verdad se ha dicho muchísimo sobre el tema. Aún cuando pienso que la discusión de género y de clase son puntos trascendentales aquí, profundizaré en tres argumentos que a mí, personalmente, me hacen mucho sentido…argumentos que por lo demás, no están pensados en modo  “defender la postura de despenalización y legalización” (cariz que habitualmente tienen los que se plantean desde la perspectiva de clases y género) sino que más bien, apuntan a cuestionar la parada moralista de aquellxs que, aún siendo muy progre (cof cof, Héctor Hernández http://www.elciudadano.cl/2014/05/28/106162/hector-hernandez-el-poeta-anti-aborto/) se niegan a la posibilidad de la autonomía.

1)      Se ha repetido muchas veces que el aborto era legal en Chile hasta la dictadura, lo que es completamente cierto. Mucha gente de izquierda incluso aplaude la medida del dictador y su séquito de lameculos, pues celebra la vida. Déjenme contarles estimadxs, que la medida de la Dictadura no está pensada para defender la vida, sería una contradicción abismante frente a la barbarie desatada en la época (no profundizaré en ello ahora), por el contrario, se inscribe en el marco de la supresión de las libertades individuales, y más aún  en la supresión de la autonomía del cuerpo. Un cuerpo que está pensado bajo el ideal del orden castrense, reprimido, homogeneizado y castigado frente a cualquier alejamiento de la norma. Así que no, la medida que usted defiende no es tan altruista…lo que usted defiende es un constructo ideológico que surge en el contexto de la más horrible represión que ha vivido este país.

2)      El argumento del ser humano. Escuchamos hasta el hartazgo  que la vida comienza en la concepción. Científicamente, hay millones de estudios que apoyan esta teoría pero también hay otros que la echan por tierra. Mi punto aquí es otro… yo me pregunto ¿Por qué lxs amigxs que “defienden la vida” no están afuera de las clínicas en las que se hace fertilización in vitro haciendo sus protestas pro vida? Por si no sabe, miles de embriones que no son implantados mueren en ese proceso… si usted piensa que esas células son un ser humano…vaya y detenga el mayor genocidio de la historia.

3)      Por último está el aborto metafórico. Miles de niñas y niños son abortados día a día por sus padres y madres…y esto si que me da rabia, porque muchas personas dicen “tú puedes no querer tener un hijo, pero todo cambia cuando lo tienes en tus brazos” y sí, me imagino lo maravilloso que puede ser tener un hijo, nonononon más bien, no puedo llegar a imaginar la sensación de la maternidad…sin embargo queridxs, me parece a lo menos absurdo, creer en universales respecto del comportamiento humano. Nuevamente, instinto materno y paterno NO SON MÁS QUE CONSTRUCCIONES CULTURALES, si usted no cree en esto le invito a darse una vuelta por los juzgados de familia, los hogares de menores y probablemente, por las casas de sus vecinos o familiares. Repito, miles de estas minipersonitas son abortadas en vida y lo que es peor, ahora sí son “seres humanos” y tienen conciencia de lo que les pasa, sufren por ello. Aquí podríamos seguir hablando y hablando del aborto social que día a día viven los sujetos marginales y reprimidos, no obstante lo guardaré para otra ocasión. Creo que la discusión debiera ponerse más en cómo subsanamos este tipo de situaciones que en el reforzamiento de mecanismos para coartar la autonomía femenina.

Carmela

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s