El terror y sus clichés y no… no lo hagas

images

Desde pequeña he sido fiel seguidora a este género de películas, sin embargo con los años se ha ido deteriorando poco a poco, o quizás no sean los años, he llegado a pensar que he visto tantas que al final me sé su estructura de memoria, y ya no tengo factor sorpresa, lo perdí después de sexto sentido… eso sin pensar en los clichés clásicos, que por x razón necesitamos y nunca dejaremos de ver:

Existen los clichés clásicos, como cuando entra el protagonista a la casa oscura y abandonada y grita: HELLO? IS THERE ANYBODY HERE? Ninguna persona normal hace eso, así que empezaré diciendo lo estúpidos que son todos los protagonistas y que sólo sobreviven porque la industria necesita secuelas. Otros clichés clásicos: cuando el protagonista pasa al lado del “cuerpo muerto” del asesino y este le toma el tobillo y sigue una pelea que sirve sólo para que la película dure 45 minutos y no media hora. También está el típico “nadie prende las luces” .Al parecer a todos les encanta buscar asesinos/fantasmas/vampiros/zombies con las luces apagadas.  Asimismo los protagonistas tienen una extrema valentía, ya que NADIE baja las escaleras hacia el sótano a las 3 de la mañana porque escucho un “ruido extraño” , también está  en las típicas películas de terror adolescente, estos grupos de chicos que primero llegan a vacacionar al lugar más remoto, inesperado y abandonado del mundo donde siempre se encuentran con el pueblerino loco que les advierte que no vayan a ese lugar. Después una vez que el asesino los empieza a perseguir deciden separarse para buscar ayuda ¿? ¿Ha alguien le ha funcionado eso?, ya en Scooby Doo, veíamos que no servía de nada. En esas también está la típica chica sexy corriendo que se cae en ropa interior, el popular, el nerd que cacha siempre lo que está pasando, pero es uno de los primeros en morir. Así que “Vamos a parrandear a Ámsterdam” nunca es buena idea, siempre te encuentras con un doctor nazi, o un grupo de millonarios que disfrutan torturar a turistas.

También estás típicas películas de asesinos, que disfrutan torturando a sus víctimas, la típica escena en que unos de los personajes está atado a una silla rodeado de cuchillos y si se mueve muere y le cortan la lengua y gritan: ¿POR QUÉ HACES ESTO? ¡!! Why You Do this? OMG i’m going to die! Mmm porque es un psicópata? por qué otra razón alguien te haría eso…  Ah! y siempre intentan matar al asesino… cuando todos sabemos que nunca mueren! Y menos con un balazo porque no son humanos comunes, necesitan como 10 balazos y que lo corten con un hacha y un así en la próxima película aparece vivo, quizás deforme, pero vivo, y si lo llegan a matar, el hijo que tuvo producto de una violación mil años atrás, aparece para vengar a “su padre”. Otro clásico cliché es que las autoridades nunca sirven para nada, nadie les cree a los protagonistas o están coludidos con los malvados porque en el fondo también son psicópatas. Típico de los alguaciles de pueblo gringo texano. Otros son; la típica escena donde el protagonista cree haber vencido al asesino y se acerca para cerciorarse que está muerto en vez de huir y buscar ayuda. Todo esto va acompañado de música espeluznante  que pueden ser tétricas sinfonías hasta cantos de niños cristianos, también no olvidar que en las de asesinos los protagonistas se esconden cuando todo el mundo sabe que no hay escondite que sirva, siempre te encontrará y te picara en trozos. Los asesinos siempre van despacio y pueden abrir todas las puertas y ventanas y por muy despacio que vayan y aunque las víctimas son campeones atléticos, siempre son más rápidos que ellos.  Además de los característicos problemas con el auto, moto y bicicleta. Teléfono, Internet, radio, luces y ascensores. Las victimas siempre se caen y se “escapan” subiendo por las escaleras, o el detalle del vidrio inofensivo, siempre se tiran por las ventanas y salen con algún pequeño rasguño.

Y la originalidad de  que después de la música de suspenso no pasa nada, esperan unos segundos, unos segundo más y cuando tú como espectador crees que no pasa nada, sale un niñito azul de la esquina de la casa con su cara más aterradora o se escuchan risas de los niñitos fantasmas.

Después de los clichés clásicos está la estructura. Empieza la película y a los protagonistas siempre les dan miles de señales: como ya mencioné, el lugareño extraño que te advierte que no vayas al lugar, cintas de VHS misteriosas que aparecen junto a tu televisor, o libros con la estrella de David ensangrentada,  caen rayos o hay tormentas, ven algo que les llama la atención como: quién está en la habitación 205? hace mucho ruido por las noches y el dueño dice: esa habitación no la arriendo en años… no importa cuántas señales sean, siempre terminan yendo al bosque maldito, la casa embrujada, el sótano satánico, etc.

Después los protagonistas lo pasan extremadamente bien y nos hacen creer, aquí no pasa nada, todos somos felices, ya sean fiestas descontroladas, sexo, familias perfectas, etc.

Luego pasan por el estado de alerta, la televisión se apaga o el teléfono suena, los gatos saltan, de repente todo el lugar parece más antiguo y no habías notado que hay sangre en las paredes o hay fotos o cuadros extraños de niños, etc. Y comienza la etapa de investigación, de porqué el fantasma/asesino/demonio/  los persiguen a ellos y no a otros, y cómo deshacerse de este, aquí también aparece el típico psicólogo/historiador/científico  que les dice a los protagonistas que el collar que encontraron perteneció a: un demonio del año 5 A.C y que sólo es posible aniquilarlo devolviéndole el collar y diciendo su nombre tres veces en egipcio al revés o que tienes que vencer al fantasma mediante un hechizo y te contacta con un médium o que simplemente no hay manera de aniquilarlo ahhhhh esas son las mejores.  En el caso del asesino nunca le creen a los protagonistas que los siguen un asesino o violador con máscara hasta que va a su casa cuando menos lo esperan, pero todos esperamos que eso ocurra, y los ataca y tras una fuerte pelea en que matan al vecino a o un personaje sin importancia, el protagonista sale vencedor, y al final el protagonista está envuelto en una manta (siempre hay ambulancias y todo lo que hacen es darles mantas) y los polis le ofrecen cafés y todo está rodeado de personas que no podían llegar una hora antes, y el poli que le dice al protagonista que “todo va a estar bien”, pero nunca lo está porque el asesino siempre queda vivo porque hay que hacer, como dije anteriormente, una secuela.

En cuanto a lo paranormal, el protagonista busca en todas las bibliotecas y archivos históricos hasta dar con que la casa en la que vive antes era un manicomio donde médicos alemanes hacían experimentos con judíos o un cementerio azteca y después fue un asilo de ancianos donde las enfermeras eran brujas, etc. Aún así no abandona la casa hasta el final, cuando ya es demasiado tarde. Después el protagonista, conociendo la verdad, guarda el secreto en vez de contarle a todo el mundo que está pasando, este con la extrema valentía, se enfrenta al demonio/fantasma haciendo un exorcismo o devolviendo el collar egipcio del año 5 A.C. o desenterrando al cadáver y haciendo una misa para que encuentre las puertas del cielo. Cabe mencionar que todo esto ocurre de noche, porque hay poco visibilidad y aunque pongan osos de peluche te va a dar miedo, porque después de todo amanece y todo parece ir bien, sin embargo el espíritu/fantasma/demonio sigue ahí nunca se va al reino de los cielos y seguirá matando hasta que encuentren nuevos motivos para hacer una película de terror.

Otros clásicos clichés, son los gritos de las protagonistas,  los animales actuando extraño, por ejemplo el ladrido de los perros en el porche o que el gato maúlla hacia un rincón del cuarto en el que no hay nadie, también la escena donde el protagonista se mira al espejo y con el vaho se forman palabras como “YOU WILL DIE”, o se miran y sus caras se desfiguran o se agachan y cuando se levantan ven al asesino/fantasma/demonio detrás. Tampoco olvidar los nuevos clichés que aparecieron gracias a las pelis de terror japonesas/chinas/taiwanesas/coreanas  como los niños espeluznantes y sus juguetes, el pelo largo y negro y caras desfiguradas, lo más parecido a contorsionistas con polio.

Aún así, amamos las películas de terror, porque siempre estamos con los protagonistas y cuando les pasan cosas malas sabemos que es porque son estúpidos y tomaron estúpidas decisiones y se lo merecen y sabemos que solo viven porque es una película en la vida real, todos estaríamos muertos o encerrados en un manicomio. Las necesitamos porque ese suspenso le falta a nuestras vidas porque seamos honestos nadie anda buscando meterse con asesinos o cosas paranormales, y sí lo hacemos siempre vemos las advertencias, aunque sea a través de películas de terror. Aún conservo la esperanza de ver una que me quite el sueño como lo fue The Shining años atrás,  niñas gemelas muertas, hombre vestido de oso/conejo haciéndole sexo oral a otro, la vieja de la bañera, etc. Escenas que nunca se irán de mi mente.

¿Qué piensan ustedes?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s