Votar o No

Debo decir que soy de esas personas que cuando cumplieron los 18 años, una de las primeras cosas que hice –luego de tomarme muchos copetes legalmente- fue inscribirme para poder votar…Cuando voté de verdad estaba muy emocionada, súper ñoñamente, repasé en mi cabeza, la histórica lucha femenina para poder gozar de este derecho, sintiéndome muy orgullosa de la rebeldía que animó a esas mujeres a conquistar un espacio, tradicionalmente hegemonizado por el patriarcado. Pero este año, por primera vez en muy corta vida cívica, me cuestioné si votar o no, por mi cabeza dio vueltas mil veces la frase “si el voto cambiara algo estaría prohibido” (o algo así…lo leí en un panfleto), y pese a lo desesperanzadora que suena la frase, no deja de hacerme sentido, de verdad creo que de acuerdo a la situación actual del sistema político en Chile, es poco lo que podemos hacer a través de un voto. Sin embargo, dos argumentos se impusieron en mi introspección, los cuales me gustaría compartir con ustedes:

a)      Recordé la etimología de la palabra Idiota, la que, por si usted no sabe, surgió en la Antigua Grecia para denominar a aquel que rehuía o no se ocupaba de los asuntos públicos, y que por el contrario, estaba totalmente abocado a sus propios intereses privados. Por supuesto, mi manera de ver  la sociedad, la política y la cultura me impiden pararme frente a la vida como una idiota  : +1000 puntos para votar

b)      Rememoré a Emily Wilding (activista británica por el sufragio femenino que murió en la lucha por su causa), a Elena Caffarena y a Amanda Labarca (intelectuales, piezas claves en las reivindicaciones feministas chilenas)…y por supuesto a todas aquellas mujeres anónimas que dedicaron parte importante de su vida para conseguir voz política para todas nosotras, lo que pesó rotundamente en mi consciencia y corazón : +1.000.000 de puntos por la opción de votar

La decisión final fue clara: obvio que voté…

No quiero hacer proselitismo político, creo que votar o no es una opción totalmente personal y válida, pero me gustaría recalcar, para todxs aquellxs que no se sienten representados, que hoy día el voto nulo es más significativo que nunca, puesto que da cuenta de que, pudiendo no haber ido a votar lo hiciste, y rechazaste aquello que te tiene hasta las pelotas.

Carmela

P.D: si a usted le interesa la historia del sufragio femenino vea este link de memoria chilena...buenísimo :) http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0031311.pdf (Crónica del Sufragio Femenino en Chile, de Diamela Eltit)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s